La calificación de eficiencia energética de un edificio es una clasificación dentro de un rango de siete letras (A-G) que refleja el comportamiento de una edificación frente a la eficiencia energética, contemplando el aislamiento de sus elementos constructivos respecto al suelo o el clima, su orientación solar, la eficiencia de sus sistemas de enfriamiento o calefacción y otras variables.